Hola me llamo Pachi y mi historia con las motos empieza desde muy joven, eso si, en mi imaginación, yo me veía en una moto  buscando camino paralelo al coche de mi padre, cuando íbamos a Casa de mi abuela… ya con años encima y rompiendo con los miedos, opté por una vespa px200 roja de los 90 y un año después, mismo modelo pero con disco delantero, a quien se le habrá ocurrido esa idea..jeje..un color verde preciosa, con la que pasé muchos años de rutina diaria, hasta cuando?.. hasta que me cansé de estar por los suelos y empecé a fijarme en motos de ruedas grandes en las que pudiera hacerles cositas… encontré una suzuki gn250, perfecta para ciudad y transformar. Empecé a empaparme en este mundo, que para mí, es más que una moda. Le hice algunas cosita casera pero la cilindrada era corta, ya que me pasaba todo el día en ella y eso conlleva coger autopista. 

Empiezo una búsqueda desenfrenada por todas las islas y…, me aparece “mi fiel compañera”, que es así como la llamo cuando termino una rutita, mayormente en solitario… la bonita isla de Tenerife, de ella me traje esta maravilla, una honda CB 750 KZ de 1980. Que me llamó la atención?.. primero que estaba andando y segundo, que tenía trabajo hecho. Fue amor a primera vista jeje. 


Mi idea inicial, recordando mi fantasía de infancia, era una línea scrambler, con sus gomas de tacos, unos centímetros más alta e importante en estos estilos de influencia café racer, brat style y scrambler clásico… quitar todo lo que pueda…


Y así fue, una tija limpia con mini reloj, sin guardabarros, fuera tapas laterales, indicadores,  piña de mandos a la mínima expresión y color de base negro, ya que el  color original, aún siendo bonito, no era mi estilo.
En ese vicio de cambiar, pase por muchas facetas de cambios estéticos, buscaba diferenciarme, jugando con diferentes estilos de faros, pilotos traseros, manillares….


Y llega mi etapa de madurez motera, encuentro el sentido, a mí entender, el placer de montar en moto y es olvidarme de ideas preconcebidas, buscando comodidad pero con estilo ehh, vuelven los guardabarros, me cansé de llegar chorreado a casa, manillares anchos y retrasados haciendo una postura de conducción cómoda, escapes con db killer,  cosa que agradecieron mis oídos y vecinos jeje.. volvió el faro redondo y clásico, con leed atrás para ser visto en esas noches cerradas, indicadores para así dejar descansar mi hombro izquierdo y la verdad, es que se puede tener todo, comodidad, estética y seguridad, entendiendo que son maquinas antiguas.


Pasa el tiempo y empieza, lo que la mayoría de gente no piensa, las averías , hay que entender que son motos con muchos años y ahí empieza la odisea de búsqueda de repuestos, con el consiguiente sangrado, fue importante, pero como decimos por aquí, “sarna con gusto no pica”, la localización  de piezas se convierte en un desafío, ya que las que pude encontrar en la casa no eran tantas y eso me hizo buscar en el extranjero, principalmente Reino Unido. Y “ya que”.. esa gran frase que cada vez que se dice, es mucho dinero jaja..pues veo  un rollo chulo que, a priori, mejoraba el rendimiento del motor y la haría más exclusiva, aún, un colector de carburadores que convertía los cuatro originales en dos mikuni de 36… Guau, pensé, y me lancé, los pusimos y le daban un rollo muy racer, pero fue imposible meterlos a viaje, cuando iban muy bien en alta y digo muy bien, en baja mal y viceversa.. lo que me hizo volver a los originales, que iban bien; y esa podría haber sido la modificación más relevante de “transformación”.


Al final esta flamante máquina estilo, 70% brat style, 30% scrambler con subchasis corto en asiento de costura clásica tipo scrambler con guardabarros, prestando atención al detalle del trasero, sacado de un guardabarros delantero de una triumph y modificada para el porta matrícula, tapas laterales en cuero y trabajadas para dar una imagen de rejillas, mini cuentakilómetro y pasando al contacto de encendido  lateral, pintura, faro auxiliar amarillo, manillar en mi línea,  ancho, y detalles al gusto.

Desde entonces, paso mucho tiempo con ella, diría que a diario y no soy de tenerla reluciente, me gusta su estilo con uso, sus tornillos oxidados, etc..como entiendo que debe ser una moto en movimiento, Dentro de toda esta “locura”, cómo dice mi amigo PEPE, un apasionado de las motos, que me ayuda en esas cosas que yo no llego y se les da muy bien; y también fiel a mi amigo Alex, un artista, que desde su taller “HOLY GARAGE”, da forma, a todas esas ideas que me nacen, jeje y con el que estoy terminando otra transformación, pero ya eso, en otra entrevista…..